Vehículos eléctricos, el principio del cambio

La producción de vehículos eléctricos es una de las principales tendencias de las armadoras en la industria automotriz. Con ello, las empresas demuestran su interés por cambiar a un modelo de transporte descarbonizado para tener un ambiente más limpio y con menos ruido.

Pero no sólo la tecnología es un factor de cambio en esta industria, los hábitos de consumo por parte de los usuarios también se están transformando. Cada vez habrá menos personas que quieran adquirir un auto. Además que los primeros autos eléctricos son más caros, entre 5% y 24%, que un auto convencional.

Y aunque los beneficios no tienen comparación. La consultora Deloitte afirma que es vital la colaboración entre las empresas y los gobiernos, ya que esto ayudará a crear una infraestructura de recarga en la vía pública, así como la integración de las políticas públicas relacionadas para abrir electrolineras. De esta manera habrá más puntos favorables en la decisión de compra por parte de los usuarios.

Por otra parte, un informe publicado por los gabinetes Carbon Tracker y Grantham Institute, ambos con sede en Londres, sugirió que la bajada de los precios en los coches eléctricos y de energía renovable podrían frenar la demanda del crudo a partir de 2020. Y que para 2035, los coches eléctricos representarán más de 30% del mercado.

Dentro de esta competencia, el líder sin lugar a duda es Tesla, que espera producir medio millón de vehículos eléctricos en 2018. Otras empresas que se han sumado a esta iniciativa son: Nissan, Renault, BMW y Chevrolet.

Aunque no sólo empresas de la industria automotriz son las que participan en ver quién será el que conquistará este mercado. El gigante del internet, Google, construyó su propio coche, un biplaza eléctrico, en mayo de 2014. Conocido popularmente como el coche Koala. No tiene volante, ni pedales, ni freno de mano, es lo más cercano a un coche de auto conducción, en el que desaparecen algunos elementos que tiene un automóvil convencional.

Pero México no se queda atrás. A principios de julio de 2017, Zacua surge como la primera marca mexicana de autos eléctricos. Tendrá a la venta, con un número limitado de unidades, dos modelos distintos: el M2 y el M3, ambos de dos plazas. Su precio base será de 460 mil pesos.

Este auto mexicano contará con teléfono integrado, navegación por internet y un sistema envolvente de audio. Y dentro de los beneficios que tiene en comparación de cualquier auto convencional se encuentran, que no genera emisiones de CO2, no hay que pagar tenencia ni verificación ambiental y que no entra en el programa Hoy no circula.

Los analistas dicen que el coche eléctrico solo es un paso a la verdadera disrupción, que es la conducción autónoma, la conectividad y la digitalización de los vehículos. Hasta el momento, los esfuerzos por tener un auto sin la necesidad de un piloto aún es un sueño. El biplaza de Google, por ejemplo, sigue en pruebas, recién empezó a circular por Mountain View, California, en 2015.

Para entonces, cuando la revolución explote, se espera que cada vez menos personas tengan un coche propio y se traslade a través de los servicios compartidos de transporte que se ofrecerán en el mercado. A través de flotas de vehículos eléctricos que replicarán lo que han hecho empresas como Uber, Cabify y Lyft. Para 2030, 80% de los estadounidenses no tendrá un automóvil, además que será de 4 a 10 veces más barato utilizar un auto eléctrico compartido que tener un vehículo propio, de acuerdo con un estudio del centro RethinkX.

Fuente: Tesla, Google, El Economista, El Universal, Expansión y El Financiero

Tasvalúo es la compañía líder de avalúos en México y hace avalúos de cualquier tipo y para cualquier finalidad.

  • Share: