Riviera Maya se consolida como atractivo inmobiliario

Riviera Maya se consolida como atractivo inmobiliario

 

Los cambios por los que han pasado los mercados debido a la pandemia por Covid-19 ha dejado diversos resultados, un caso positivo es el mercado inmobiliario de la Riviera Maya, el cual se ha mostrado favorecido en la competitividad entre sus productos, debido a las recientes prácticas como el home office, afirmó Mauricio Domínguez, Director de Consultoría Tasvalúo.

En entrevista con #EnConcretoContigo, destacó que, en el sureste mexicano, el mercado inmobiliario encontró un nicho, en el que se muestra sano y en vías de un buen desarrollo, por lo que se pueden encontrar departamentos, por ejemplo, en vivienda vertical de 54 mil pesos el metro cuadrado y en horizontal de 24 mil pesos.

“Podemos encontrar departamentos en 11 o 12 mil pesos en segmentos económicos, pasando por la vivienda media, cuyos precios en promedio el metro cuadrado está 36 mil pesos. Y de ahí salta hasta el segmento residencial sobre los 52 o 53 mil el metro cuadrado, luego la vivienda residencial plus, que es superior a los cuatro millones de pesos, que está en promedio en 63 mil pesos el metro cuadrado. Después tenemos un brinco muy fuerte con la de 15 millones de pesos y más, con precio por metro cuadrado está sobre los 90 mil pesos, esta última es un producto muy exclusivo”.

Mauricio Domínguez resaltó que “el sureste es un destino bastante atractivo, como para inversionistas y las familias que en estas pandemias han buscado tener estancias largas… Los precios no son baratos, puesto que, si nosotros vemos el destino, recuerda que dividimos los mercados, en grandes ciudades, coloniales y sol y playa, estos últimos más caros.

“Y tenemos una gama muy diversa con viviendas clásicas, tradicionales, después pasamos por el boom de desarrollos verticales, como en Tulum y el producto pequeño que son los estudios, los cuales tienen entre 35 y 50 metros cuadrados, entre otros rubros”, abundó.

De acuerdo con el director de Consultoría Tasvalúo, el mercado sur-sureste se encuentra liderado por un crecimiento focalizado en Cancún, Playa del Carmen, y Tulum, en donde existe demanda tanto nacional como internacional.

En cuanto a la tendencia hacia los desarrollos verticales, Mauricio Domínguez, recordó que los desarrollos horizontales mantienen un costo menor para los desarrolladores y compradores, por lo que se espera en la vivienda tradicional mayor empuje hacia las construcciones horizontales.

Mauricio Domínguez, recomendó a los desarrolladores, informarse acerca de las necesidades de los compradores e inversionistas a fin de mantener un mercado actualizado, sin caer en las tendencias pasajeras.

Destacó que el año pasado los precios se mantuvieron constantes al igual que en el primer trimestre de 2021 y confió que en el segundo semestre de este año, con la reactivación de la construcción, se vuelvan a tener competidores que incorporen más productos y esto genere para los demandantes de vivienda una mayor diversidad y oferta. “Tanto el desarrollador como el inversionista entienden que estas inversiones siguen siendo un refugio seguro”.

Reconoció que se desplaza más la vivienda horizontal que la vertical en cuanto a proyecto y explicó que ellos manejan una métrica que se llama inventario sobre unidades totales, que es el porcentaje de ventas que llevan, lo cual oscila en 55% de lo que está disponible en el mercado.

Paralelamente, se refirió a la absorción promedio por proyecto, que son las ventas que mensualmente realizan los desarrollos. Por ejemplo, se comercializan en vivienda vertical aproximadamente 1.2 departamentos por mes. Los que son más caros se esperan vender menos y los que cuestan menos, más. Para la Rivera estimó 3.8 unidades por mes. Son métricas que al desarrollador le van ayudando para ver cómo se comportan los mercados.

 

  • Share:

monodigital