El complicado equilibrio de la adquisición de viviendas con un préstamo hipotecario

La idea de adquirir una vivienda está irremediablemente asociada a contratar un préstamo. Para encontrar el equilibrio financiero con este instrumento no hay que olvidar algunos puntos de este proceso:

  1. Comprar una casa es la principal inversión que realizan las familias. El modelo básico y equilibrado está conformado, en menor medida, por el ahorro previo y, en mayor proporción, de un préstamo que te otorgará alguna institución financiera.
  2. En la particularidad de las entidades bancarias: el mismo bien que se adquiere sirve de base como garantía de devolución del préstamo, en caso del impago por el peticionario.
  3. Entre los riesgos principales para el banco se encuentran el que el comprador haga frente a los pagos de las mensualidades y, en caso contrario, el de recuperar el capital pendiente e intereses mediante una subasta pública de la vivienda. Y es que, los bancos elaboran modelos complejos sobre la capacidad de pago actual, así como de su probable evolución donde analizan la correlación entre ingresos, pagos de la hipoteca e inflación.
  4. La estabilidad y la plusvalía de las viviendas hay que tomarlas con cierta cautela. No tiene que ver con el deterioro natural del tiempo. Más bien, se trata de temas subjetivos como el ascenso y descenso especulativo por la moda de determinado emplazamiento, las actuaciones en nuevas infraestructuras o dotaciones sociales y culturales, su accesibilidad y niveles de inseguridad ciudadana, lo que puede incidir en obsolescencias complejas de la vivienda.
  5. Algunos consideran que una vivienda es un bien al que no se necesita invertir fondos para su conservación y renovación. Pero la complejidad creciente de sus instalaciones y el peso mayor de éstas en el precio de la vivienda hace que esa idea resulte cada día menos cierta. Hemos de contar con que su mantenimiento será una carga cada día mayor.
  6. Y si a esto, le añadimos una duración cada vez mayor de la vida del préstamo, con amortizaciones lentas los primeros años, veremos que los períodos delicados de respuesta de la garantía se alargan igualmente para la entidad de crédito.

Próximamente más…

Luis Leirado Director General

  • Share:
Avatar